5 recomendaciones holísticas para latinas en Estados Unidos

Venir a vivir a un país con diferentes costumbres y sin tu familia, te puede afectar bastante, y depende únicamente de ti transformar lo negativo en positivo aunque parezca ‘duro’ al inicio.

Cada país y cada ciudad tiene una vibración particular y llegar a un lugar donde muchos viven a mil por hora puede afectarte si no es a lo que estás acostumbrada, sobretodo cuando trabajas en algo ‘que no es lo tuyo’.

Seguramente te preguntarás: ¿Entonces, qué puedo hacer?

Para esto te dejo 5 recomendaciones holísticas que me han funcionado bastante bien y seguro te funcionarán si las pones en práctica.

  • Reconoce y agradece a la tierra de la que partiste: sal a dar un paseo sintiendo la tierra que pisas. Luego, visualízate en tu país de nacimiento, siente como si estuvieras ahí y dile: “gracias por todo lo que viví, te amo y te honro. Gracias por darme el permiso de crecer en un nuevo lugar” Podrías incluso comprar una planta que represente tu tierra de cuna o la nueva que pisas y regarle todos los días en agradecimiento.
  • Reconoce y agradece a la tierra donde llegaste: después de agradecer a la tierra de la que partiste  continúas sintiendo la nueva tierra que pisas y vas a tocar el suelo con tus manos diciendo “gracias (nombra la ciudad y el país)  por recibirme. Te tomo con todo y te entrego lo que soy”  Si deseas puedes tomar una piedra pequeña que te recuerde esta nueva tierra que pisas y toda la prosperidad y amor que hay en ella para ti. Llévala contigo en tu bolso para que conectes con ella cada que lo desees.
  • Indaga:quiénes en tu familia o personas cercanas vivieron acá y les tocó difícil. A ellos escríbeles una carta o dales un discurso donde te imaginas que los tienes a todos sentados en tu sala y les dejas saber que eso que ellos vivieron no quiere decir que tú también lo tengas que vivir. Devuélveles lo que les corresponde y quédate con la prosperidad que mereces.Si al indagar, no encuentras personas cercanas que vivieron cosas en este país, entonces les puedes dar el discurso a los millones de inmigrantes que han venido desde hace décadas y que han pasado hambre e infelicidad. Si eliges hacer la carta, la lees en voz alta y luego la quemas.
  • Dale un propósito a tu estadía: Si te sientes sola y/o aburrida dale un propósito a tu estadía, algo que quieras hacer, lograr y que te sientas dichosa de pensar en ello. Uno muy común es hacer más dinero. Pues si ese es tu propósito está muy bien. Ahora respondes, tener mucho dinero ¿para qué? : para comprarte una casa, para ayudar a tu familia, para viajar, etc. Es importante que definas el para qué y cada mañana al despertar recuérdalo hasta que lo incorpores plenamente. Si necesitas ayuda para llevar a cabo tu propósito te comparto este post en el que encontrarás una guía.
  • Ponle Amor: Si no te gusta tu trabajo es importante, además de darle propósito como en el punto 3, saber que tu trabajo es un intercambio de energía, tú pones tu tiempo y atención y los demás te pagan por estar ahí. Entonces cuando estés trabajando, aunque no sea lo que más te guste, Ponle Amor, aprende a amar lo que haces hoy, porque de ese amor se remunera tu pago, se multiplica y rinde mucho más el dinero que si lo haces ‘porque toca’.           
  • Una forma de hacerlo es visualizando tu lugar de trabajo como un lugar que te encanta: un bosque, una ciudad super moderna o lo que más te motive y cada día cuando estés allá siéntete en ese espacio maravilloso, ah! y sobretodo agradece!, cuando el agradecimiento es puro todo se mueve a tu favor para que encuentres un empleo más armónico para ti. 
  • Libérate pagando las facturas: en el momento de pagar facturas puedes dar una intención a ese pago diciendo de qué te liberas, por ejemplo:

Con este pago de renta, libero la deuda que tenía con mi economía, por pensar que es muy difícil ganar dinero en este país’ y al decir esto, pagas.

O puedes decir, ‘con este pago de cuota del carro, libero la deuda con la infelicidad que ha habido en míOtra opción es ‘con este pago me libero de la deuda de tener que trabajar en algo que no me gusta y me desgasta’

Puedes ingeniártelas y liberarte de todas las deudas que quieras: celos, rencores, depresiones, entre otros.Todo depende de dónde pones tu atención y del enfoque que le des a cada vivencia en tu vida. Está en tus manos vivir de la manera como quieras vivir aunque afuera todo parezca un caos. Utiliza las herramientas que recoges en el camino pues con ellas irás forjando tu destino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *