Cómo sanar una situación desde la raíz: del presente al pasado

Hoy te traigo este recurso terapéutico, que me ha catapultado del caos al orden, para que lo practiques tu misma o con alguien de confianza que te guie con el paso a paso. Puedes sanar malestares físicos, emocionales, mentales, económicos, entre otros.

Desde mi llegada a Estados Unidos entré en un periodo de transformación total que arrojó una gran necesidad de hacerme auto-terapia varias veces por semana, y debido a los cambios positivos que he obtenido he decidido compartirlo.

Recuéstate cómodamente, toma aire inhalando vitalidad y exhala liberando las tensiones. Hazlo tres veces o hasta que te sientas relajada.

  • Luego, comienza a sentir eso que te molesta (por ejemplo, el comportamiento de tu jefe,  tener que estar en un lugar que no disfrutas, las disputas con alguien, etc) Siéntelo a profundidad, entrégate al malestar.
  • Sintiendo el malestar describe la sensación: ¿es fría?, ¿caliente?, ¿grande?, ¿pequeña?, ¿tiene alguna forma?, ¿movimiento?, ¿dónde la sientes? Entra tanto en la sensación que la puedes percibir completamente.
  • Ahora que has descrito la sensación, nombra la emoción: ¿Es rabia?, ¿tristeza?, ¿odio?, ¿frustración? ¿otra?
  • Luego de describir la sensación y la emoción auméntalas tanto como puedas. Si por ejemplo te sientes muy triste, y la tristeza está en tu pecho como una sensación fría, grande y que se mueve, entonces aumenta esa tristeza. Auméntala tanto como puedas.
  • Una vez tengas la emoción y la sensación tan aumentada como sea posible, vas a ir atrás en el tiempo a la primera vez que sentiste algo igual o parecido a eso que estás sintiendo.
  • Cuando llegues a esa primera vez que sentiste algo igual o parecido describe: ¿qué está pasando?, ¿estás sola?, ¿dónde estás? y lo más importante: ¿qué sientes? ¿cuál es la emoción en ese momento? ¿qué te gustaría que pasara en ese momento?, ¿qué necesitas?
  • Ahora describe en qué se parecen esa situación del pasado y la que estás experimentando en la actualidad.
  • Luego, siendo el adulto de hoy vas a visualizar que entregas a la versión del pasado eso que necesita, asegurándote de que lo reciba. Puedes ponerle color, sonido, olor y movimiento a lo que le entregas, de modo que sea vívido. Por ejemplo, si la del pasado necesita amor, puedes representar el amor con un elemento (un corazón o la imagen de algo que te invoque amor, y le agregas detalles como un color especial, una vibración que genere movimiento, etc) Cuando la versión del pasado sienta que ya tiene lo que necesitaba, la abrazas y la integras en ti, volviéndote una con ella y sintiendo la plenitud.
  •  Por último tomas varias respiraciones inhalando por la nariz y exhalando por la boca incorporándola, sintiendo paz y plenitud. Acá finaliza el ejercicio.
  • Nota: Es aconsejable realizar el ejercicio cuando has iniciado un proceso de auto-conocimiento en el que reconoces tus emociones y las abrazas con amor. Si puedes meditar periodicamente antes de este tipo de ejercicios, eso permitiría una mejor experiencia.

Te comparto la meditación guiada de la sanación emocional aquí descrita, espero te sirva!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *