Percepción ampliada: Escucha

Amplío la percepción de mis sentidos cuando estoy en consulta [leyendo el tarot o percibiendo información aural] para identificar información oculta a nuestros ojos, ya sea del plano mental, emocional o espiritual.

Sin embargo, hay ocasiones en las que mi percepción sensorial y extra-sensorial se activa sin quererlo😐. Acá es donde se complica un poco todo.

Que esto suceda en consulta, es positivo en la mayoría de los casos, porque puedo ver claramente pequeños detalles del inconsciente y del plano espiritual; los veo como si tuviera un microscopio que amplifica todo haciendo evidente lo que no vemos con nuestros sentidos día a día; sin embargo, cuando esto me sucede mientras hablo con alguien, me tomo un café o voy a cine, no es nada divertido.

Estas son algunas de las cosas que me suceden y que escribí hace poco mientras se me intensificaron los sentidos sin querer :

🦎 Escucho las hormigas caminar😱.

🦎 Escucho las lagartijas taconear por todo el pavimento.

🦎 También escucho las flores respirar y cómo los insectos hacen sonidos al caminar por el tallo de arriba a abajo, de abajo a arriba.

Estos son algunos ejemplos de lo que escucho cuando se incrementan los canales perceptivos y se empiezan a desbordar.

🤯 Imagínate cómo escucho lo ‘común’: carros, cerrar las puertas o alacenas, el pitido del horno microondas; los escucho a un volumen tan elevado que me toca usar tapa oídos.

Abrir canales perceptivos así sea involuntariamente como a veces me sucede, tiene sus ventajas y sus desventajas.

Ventajas porque en consulta puedo percibir cosas que normalmente se nos escapan.

Desventajas porque me pueden desequilibrar si no hago pausas. Requiere darse cuenta y aquietarse para nivelar.

Esto mismo me imagino que les sucede a los niños híper sensibles: empiezan a escuchar sonidos aturdidores, lloran y luego les regañan haciendo que empeore ya que las voces suenan más fuerte de lo que creemos. 

Trabajar con canales perceptivos es toda una responsabilidad porque cuando le ‘huyo a nivelarlos’ por pereza o falta de tiempo, todo empeora: las relaciones sobretodo se ven afectadas porque llega alguien diciendo ‘hola’ y ese saludo resuena en mi cabeza como un terremoto en el que no solo escucho la palabra ‘hola’ sino los carros que pasan en el momento, el viento que sale de su boca mientras pronuncia las palabras, el sonido de su cabello sobre la solapa de la chaqueta… Un ‘simple hola’ se convierte en toda una experiencia que cuando no se está nivelada es bastante incómodo.

Hay que hacer pausas. El cuerpo nos va hablando. Que escuchemos o no es nuestra decisión.

Sea porque trabajemos o no en la exploración profunda de otros planos, las pausas son necesarias, especialmente si nuestro cuerpo nos ha avisado. Esto ayuda a leer la vida de una manera más sana.

Te comparto mi experiencia para que nos conozcamos un poco. También por si te has sentido abrumadx con la percepción del entorno porque me gustaría conocer tu historia al respecto.

Me encantaría leerte. ¿Te ha pasado y qué haces en esos casos? ¿Qué opinas de este tema? ¡Te leo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *